ESTAMOS CRUZADOS!!!!

La hegemonía –casi aburridora- de Duque y Petro en las encuestas, solo amenazada por los anuncios de mermelada que no han servido para el despegue de Vargas Lleras y un repunte de Fajardo que improbablemente le alcanzará para “cazar” un lugar en la segunda vuelta presidencial, ha motivado que los colombianos debatan con la polarización que nos caracteriza, sobre un muchacho que unos califican de terrorista del folclor vallenato y otros de héroe indispensable.

Se trata de Juan Manuel Cruzado Barrios, quien participó en el pasado Festival de la Leyenda Vallenata, nacido en Corozal Sucre, nieto del mejor médico pediatra de Corozal, bilingüe por haber sido residente en Estados Unidos muchos años, estudioso del acordeón lo que le ha valido ganar en el festival latinoamericano de música folclórica en Nueva York, ocupar el segundo lugar en el primer festival vallenato de Chicago en el año 2010. Además ha grabado un CD con 13 temas, 10 de los cuales son de su autoría por lo que también es compositor y se ha asesorado de su paisano Felipe Paternina (este último acordeonero de renombre, 5 veces finalista del festival vallenato y rey sabanero).

A Juan Manuel Cruzado algunos le endilgan problemas mentales por haber perdido a su hermana menor, otros lo consideran un virtuoso del acordeón; el “zorro” lo llaman algunos, el “Michael Jackson del acordeón” le dicen otros por el pasito moonwalker que interpreta o “León Cruzado” como se le encuentra en Youtube.

El caso es que después de su presentación en el último Festival de la Leyenda Vallenata en donde interpretó el son “Alicia Adorada” de la autoría de Juancho Polo Valencia, fue objeto de severas críticas porque falsetea por quedarle alto el tono, recibiendo burlas, insultos rechazo e indignación. Le dijeron y le escribieron por redes sociales que los maestros Juancho Polo y Alejo Durán debían estar revolcándose en sus tumbas, que era lo más espantoso que se había escuchado en el festival, que lo debía ajusticiar el Pelotón de fusilamiento de la policía folclórica, que esa interpretación no tiene perdón de Dios, que les dio ganas de llorar, a otros de vomitar; que con esto se le podían imputar cargos de homicidio agravado y calificado en contra del folclor, que lo debían acusar de contaminación auditiva y que lástima que en Colombia no exista cadena perpetua; los más extremos –que desafortunadamente nunca faltan-, escribieron que era candidato para una 9 mm o una punto cincuenta……..

Afortunadamente, ha florecido la tolerancia, la cordura y la fraternidad. Muchos otros han reaccionado exigiendo respeto por el artista, se han logrado sorprender algunos –qué bueno- con las infamias que han oído y leído; han reconocido en el extranjero –así se le puede llamar al mono- a un enamorado del vallenato y han celebrado que este folclor vallenato no enamore solo a los nacionales sino que haya cruzado fronteras. A Cruzado lo han felicitado por su dedicación, su entusiasmo por la música, lo han comparado con los saltos y gesticulaciones que hacen Silvestre o Kvrass y han pedido que dejemos tanta “sabiduría” y valoremos lo humano……

Interesante situación que refleja nuestro conflicto como sociedad, la marcada intolerancia de muchos y la disposición de otros para alimentar la buena convivencia con armonía y respeto y la necesidad de valorar las virtudes artísticas que cada uno posee, sean compatibles o no con nuestra apreciación.

 

PD: mi felicitación y mejores deseos para nuestros 20 artistas de Viva el Talento que hoy inician su proceso hacia la segunda eliminatoria el 19 de mayo.

 

Feliz día para todos.

Ricardo Pinto Guerrero




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*