Así viven la cuarentena los campesinos restituidos de Cundinamarca

En el campo las víctimas restituidas no descuidan sus proyectos productivos y continúan con el apoyo y asesoría del equipo de la Unidad de Restitución de Tierras (URT). Un ejemplo de ellos son tres familias restituidas en el norte de Cundinamarca que han logrado consolidar sus cultivos y esperan recoger el fruto de sus cosechas.

Bogotá, 29 de abril de 2020 (@URestitucion). En la vereda Hoyo Garrapatal del municipio de La Palma (Cundinamarca), don José Quiroga continúa las labores para el cuidado de su cultivo de limones. “Si uno no viene a darle mantenimiento, el monte se crece y nos puede echar a perder el producto”, indica.

Muy cerca de allí, en la vereda de Olla de Tudela, en el mismo municipio, la familia Galeón ha comenzado a ver los primeros frutos de su siembra de cacao. Shirley, titular de este proyecto, ha tenido que sortear la adversidad al estar ausente desde que comenzó la crisis desatada por el Covid-19.

“Vine a Bogotá de visita y no me di cuenta cuando la cosa empeoró y ya no pude regresar a La Palma,  pero el ingeniero de la URT me ha dado instrucciones que he transmitido a mi familia en la vereda para poder seguir cuidando nuestro cultivo”, señala Shirley.

Don José y Shirley dedican especial cuidado a sus proyectos, pues en ambos casos su primera cosecha está próxima y podrán comenzar muy pronto con la fase de venta y distribución de sus productos.

Con las restricciones de la cuarentena, algunos campesinos han visto afectada dicha comercialización, pero esto no los desanima. Tal es el caso de doña María Jiménez, quien ha diversificado la clientela de los huevos que produce en su finca, pues al tener dificultades para llegar a Bogotá, ha preferido distribuirlos en los municipios de La Peña y Nimaima, así como en algunas veredas cercanas a su parcela.

Como ellos, decenas de campesinos restituidos siguen trabajando sin parar a lo largo y ancho de Cundinamarca. El acompañamiento y asesoría del equipo de proyectos productivos de la entidad, aunque a distancia, ha sido de gran utilidad para el debido cuidado de sus tierras y cultivos.

A la fecha, en este departamento la URT ha invertido $2.300 millones en la ejecución de más de 100  proyectos  productivos que contribuirán a mejorar las condiciones de vida en los territorios que fueron afectados por la violencia y garantiza el abastecimiento de alimentos a miles de colombianos. La entidad no para durante en esta cuarentena y seguirá impulsando la productividad de los campos del país.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario